Esta es nuestra pasión

Sin categoría

Continuemos…

Debemos seguir en este arduo camino de letras, en esta ocación traigo un texto de un antiguo y legendario camarada y amigo que quiere ser expuesto a los tomatasos, no se crean, leámosle y comentemos el texto.

El contenido cilíndrico de mi corazón.

Así es, el contenido cilíndrico de mi corazón advierte la fecha y hora en que estas próxima y tocaras con la extensión alcalina de tu mano mi existencia suburbana y rutinaria.

Llueve de vez en cuando y mis nubes son grises con pájaros cubistas, atravesando el horizonte.

Me envió a través del universo buscando el comienzo, el polvo estelar para exhalarlo sobre tu cuerpo, para observar como flotas sobre los muebles de la habitación, el contenido cilíndrico se va evaporando.

Quizás emprenda el viaje astral que he estado postergando al espacio que hay entre la puerta por la que abandonas esta habitación y tu cuerpo. Te contare una historia.

El contenido cilíndrico de mi corazón cobro forma una tarde de verano, tan casual como lo puede ser cualquiera, tan afortunada como cualquier día de la semana,  mientras me encontraba en estado de vanidad observando los arboles del parque.

Pero el sonido de las llaves, el reino de tu cuerpo, volvieron las entradas por salidas, todo ardió en llamas para consumirse lentamente, la ciudad se volvió cenizas, las calles quedaron vacías, mientras miraba los aparadores en las tiendas.

Te observo recostada mientras los relámpagos de junio, cargados de sodio, iluminan el contorno de tu cuerpo. Definido por el aire, la electricidad cruza los polos de mi cuerpo.

Me llevare este momento, es lo único que puedo cargar en mi cabeza….ah, tan agotada, tan dispersa por el viento.

Los niños van creciendo, se oyen rumores de guerra y el contenido cilíndrico de mi corazón se desvanece cada vez  más.

Y pienso en mí, disfrutando el contenido mediático en la televisión y la radio, mirando las conexiones inalámbricas de tus terminales nerviosas, con pequeños brillos subatómicos, casi cuánticos sobre los caminos de tu piel desnuda. Mis sentimientos, a veces llenos otras vacios, como esa melancólica tarde de lluvia.

Busco un punto, un significado mas allá del siniestro consumismo que te tiene envuelta, mientras pretendes desayunar en  Nueva York y cenar en Paris, transmito mi pensamiento libertador debajo de un árbol, cubriéndome del fugaz paso de tu enojo reprimido.

Inicia la transmisión: Esta no es una declaración de amor o de guerra, no es el clásico final de rodillas ni el apertura de algo, es más bien la necesidad de sentirte en mí, como mis brazos o mis piernas.

Corazones del mundo… ¡únanse!

Muera el consumismo idiota de los días de san Valentín, de los abrazos comprometidos por la fuerza la idea obtusa de tener un cuerpo. Nunca te he dado un beso en la oscuridad de mi corazón, pero así es esta relación nuestra llena de amor/odio que a la fuerza se ha ido metiendo entre mi espina dorsal y mis pulmones.

El contenido cilíndrico de mi corazón no tiene problemas en admitir el lado oscuro, como la luna que tanto amas, pero tu y ese contenido se evade, se pierden entre las masas para hallarse una y otra vez.

 Algo me impide hablar, llegar al centro mismo y regresar una y otra vez, mientras me doy cuenta que estas al otro lado de la pared, dormida.

Y yo.

Yo padezco insomnio.

Jones Abdul All-Hazred

 

Anuncios